Un grupo de unas 40 mujeres de Fregenal de la Sierra en las que se incluyen las Madres Agustinas de Nuestra Señora de la Paz, ha creado ya unas 6.000 mascarillas de manera solidaria para entregar a vecinos, pueblos de la provincia, hospitales y residencias de Madrid, entre otros centros, todo ello para hacer frente a la situación sanitaria generada por el coronavirus Covid-19.

Según ha explicado la alcaldesa del municipio, Tina Rodríguez, las mascarillas se han repartido a vecinos de Fregenal que las han pedido, incluso a empresas locales.

Igualmente, se ha mandado un paquete con unas 800 mascarillas a residencias de ancianos y hospitales de Madrid que necesitaban; al tiempo que también se han enviado mascarillas a Cáritas de Badajoz y de Sevilla.

En la provincia pacense, se han mandado a la planta de Oncología del Hospital Universitario de Badajoz y a ayuntamientos de municipios como Valencia del Mombuey, Los Santos de Maimona, Salvaleón y Barcarrota.

Entretanto, la primera edil ha destacado que se está facilitando a los vecinos, a quienes se les pide que no salgan a la calle, de modo que hay un teléfono de contacto (924700000) para solicitar las mascarillas y a través de Protección Civil se llevan al domicilio que lo demanda.

Mientras, Tina Rodríguez agradece a las personas y empresas que donan material para la elaboración de las mascarillas, a la vez que el Ayuntamiento también está aportando gomillas para las mismas cuando hace falta.

Además de las mascarillas, también realizan batas para los sanitarios del centro de salud de Fregenal y el Hospital de Zafra, según ha precisado la alcaldesa.

IDEA DE UNA VECINA

Cabe señalar que la iniciativa partió de “Marisol Miranda, vecina del municipio, que llamó al Ayuntamiento para preguntar si era posible hacer mascarillas y de ahí comenzó con un grupo de personas, que cada vez ha aumentado más”, según ha explicado recientemente la regidora.

En este sentido, Tina Rodríguez ha comentado que las monjas están dentro de dicha actividad iniciada con “el gesto que Marisol Miranda quiso hacer”, al que también ha aportado “gente de Jerez de los Caballeros y el comercio de ciudadanos de nacionalidad china de Fregenal”.

Asimismo, las monjas han declarado que todo lo hacen “con el corazón como buenas Agustinas y como contemplativas”, a la vez que lo unen a su oración “intensa, en estos días mucho más”, han resaltado, para apostillar que “la mejor recompensa es que nadie enferme”.

SEMANA SANTA EN EL CONVENTO

En relación con estos días de Semana Santa, la madre superiora del convento de las Madres Agustinas de Nuestra Señora de la Paz, Sor Rosario Parra, relata que aparte de la labor con las mascarillas y batas, “se intenta vivir con más intensidad de amor y fraternidad, pensando siempre en lo que pasa en el mundo y preocupándonos durante la oración por los más pobres, necesitados, las personas que están cuidando a los enfermos y quienes ponen orden”.

En general, “pedimos por todo el mundo, incluso por los que están en casa para que no se impacienten”, según confiesa la madre superiora.

Al hilo, transmite ante esta situación que “haya serenidad, paz, mucho amor y fraternidad de unos con otros, rezar a los santos y las vírgenes que siempre hemos tenido, sin olvidar a San Roque, que es el abogado de las pestes, algo que no deja de ser ésto”.

Además, Sor Rosario Parra ha subrayado que “ésto pasará y, como dice San Agustín, de un mal siempre se saca un bien”. Mientras, las monjas están siguiendo el Triduo Pascual por televisión, al tiempo que mantienen su oración diaria, “en soledad y rezando por tanto”.