La gerente del Consorcio, Eulalia Fontán, ha explicado que con la cuantía adjudicada de 30 millones de euros anuales no se puede prestar un servicio con calidad ni mantener los 850 puestos de trabajo. Fontán, dice “se han abierto las puertas de par en par para que llegaran estos tiburones del sector que vienen buscando volumen de negocio y no se preocupan de cómo se hace el transporte sanitario en la región”.
Así pues, Fontán ha señalado que el Consorcio Extremeño de Transporte Sanitario, “en ningún momento, ha pretendido ni que el concurso fuera asignado a dedo -porque para eso entendemos de la Ley de Contrato de las Administraciones Públicas y de la Libre Competencia-, ni que se nos diera solamente por el hecho de ser extremeños”.

Lo que no entienden en el seno de este colectivo es “por qué se diseña un concurso en el que solo vale el precio”, puesto que “son 55 puntos a una oferta económica” y “45 puntos a una oferta técnica donde son todo mejoras, técnicamente en número de coches”. Según ha lamentado la Gerente del mismo, es que “no se han tenido en cuenta los planes operativos, no se han tenido en cuenta medidas para reducir los tiempos de respuesta en urgencias, no se ha valorado lo que ya se tiene…”.