Este próximo lunes el estado de alarma por coronavirus seguirá vigente, pero tras dos semanas de parón vuelven a trabajar sectores que se consideraron no esenciales como la construcción y la industria.

Por tanto, este lunes tendrán que volver al trabajo aquellos cuya labor no fue señalada como esencial en el último decreto de hibernación de la economía del Gobierno. Así, España reactiva ahora labores que en ese momento no se consideraron esenciales y en las que no se puede teletrabajar.

Empresarios y trabajadores quieren volver pero con las medidas de prevención necesarias, y esa es la principal preocupación porque nadie les garantiza que puedan contar con ellas. La construcción da trabajo a 1.800.000 personas, mientras que la industria lo hace a 2.300.000.

Sanidad enviará algunas pautas recomendables a las empresas para poder hacer frente con efectividad al coronavirus en la vuelta al trabajo, tales como la entrada al centro de trabajo escalonada, la reducción de los turnos, el cierre de áreas comunes, el mantenimiento de la distancia de seguridad entre empleados o que se puede tomar la temperatura y facilitar el lavado de manos.

Una medida “muy controlada y vigilada”

Los técnicos del Ministerio de Sanidad han defendido este jueves la vuelta al trabajo de los profesionales que desarrollen una actividad económica no esencial el próximo lunes, una medida que será “muy controlada y vigilada”.

La jefa de área del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, María José Sierra, en la rueda de prensa telemática diaria, se ha referido a esta decisión para la que se ha trabajado con el sector empresarial a fin de que las personas mantengan las medidas que se recomiendan de distanciamiento, higiene, respiratorias y de protección.