El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ofrecido una rueda de prensa telemática para hacer balance de la crisis del coronavirus e informar de la reunión que ha mantenido este domingo con los presidentes de la comunidades autónomas.

Sánchez ha reconocido este domingo que “todavía estamos lejos de la victoria” en la lucha contra el coronavirus. Aunque ha reconocido que hay datos “alentadores”.

En este sentido, ha apuntado que la desescalada por el Covid-19 que comenzará “como pronto” dentro de dos semanas y “de forma progresiva y cautelosa”.

“Como presidente asumo la responsabilidad de trabajar en primera línea. No saldrá de mis labios otra palabra que unidad. Mi propuesta es de corazón y sincera: la oposición debe ser parte de la reconstrucción”, ha aseverado.

En su comparecencia en el Palacio de la Moncloa por el coronavirus, Sánchez ha apelado en repetidas ocasiones a la unidad de toda la sociedad y de todas las fuerzas políticas, por lo que ha pedido que se dejen a un lado ya “el lenguaje agresivo y las palabras gruesas”.

“Me comprometo a trabajar en ello. La rebaja en la tensión política debe empezar ya para dar paso a la unión política”, ha enfatizado el presidente del Ejecutivo, que ha dicho que el conjunto de la sociedad es el mejor ejemplo.

Ese espíritu de unidad de toda la sociedad “de izquierda a derecha”, ha añadido, “es la lección de los españoles y es el ejemplo que debemos seguir”.

En este sentido, ha apuntado que “el confinamiento general será la regla” pero la situación cambia para aquellas personas que este lunes vuelvan al trabajo tras el confinamiento total por coronavirus. Sánchez ha recordado las reglas de la guía difundida por el Gobierno para actuar a partir de mañana .