La delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, ha anunciado este lunes su dimisión, para recuperarse “de una dolencia que viene desde hace algún tiempo”, y que en la actualidad le impide llevar a cabo esta tarea “con la dedicación que requiere”.

Por ese motivo, García Seco ha informado de su “decisión inaplazable de dar un paso al lado”, después de cuatro años y medio ejerciendo como delegada del Gobierno en Extremadura, unos años que ha calificado de “extraordinarios, en los que todos de alguna manera hemos visto cómo nuestras vidas daban un vuelco y nos hacían enfrentarnos a situaciones desconocidas y cambiante”.

A través de una carta, Yolanda García Seco ha explicado que es empleada pública “desde hace prácticamente treinta años”, un trabajo que siempre ha sido su “vocación y lo va a seguir siendo allá donde tenga que ejercerla”, tras lo que ha reafirmando que su “compromiso, también político, sigue intacto”.

En ese sentido, la delegada del Gobierno ha mostrado su “firme convencimiento de que la política es el mejor instrumento para mejorar la vida de las personas, sobre todo de las que más lo necesitan, las que tienen dificultades y barreras de todo tipo”, tras lo que ha mostrado su agradecimiento “de corazón” a quienes le dieron “la oportunidad de participar en este proyecto y a los que me propusieron y nombraron, en Extremadura y Madrid”

También destaca García Seco su amor a su tierra, “profundo y auténtico que siempre guiará mi trabajo y mi dedicación personal”, ante lo que ha mostrado su “gran esperanza en el tiempo nuevo que se nos abre lleno de oportunidades”, ha resaltado.

“El tesón no debe abandonarnos nunca para lograr que el nuevo escenario en el que el desarrollo industrial y económico de Extremadura haga que más jóvenes y mayores, de aquí o de fuera decidan establecer sus vidas en nuestros pueblos y ciudades”, lo cual, a juicio de García Seco, será “la mejor forma de frenar el deterioro social y ambiental que supone el abandono de los territorios”.

Por todo ello, Yolanda García Seco reitera su decisión de dar “un paso al lado para dejar que otra persona realice la tarea que yo”, en unos momentos en los que necesita “un tiempo para mi tratamiento y recuperación que, espero me de fuerzas para reincorporarme a mi actividad laboral en los próximos meses”.

Para ese objetivo, ha considerado necesario “desconectar de una vida siempre alerta y sin tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, el cuerpo lo acusa y emite avisos que hay que atender antes de que sea demasiado tarde”, tras lo que ha aseverado que las personas han “ejercido durante un tiempo un cargo público o cualquier otra responsabilidad en una organización no debemos caer en el error de creer que no podemos parar y dejar paso”.

Finalmente, García Seco se muestra “convencida de que la persona que me sucederá y el equipo formado pueden llevar a cabo con éxito y eficiencia el testigo que, humildemente, les dejo”, a los que concluye asegurando que “serán ya, para siempre parte de mi vida”, concluye.