El Servicio Extremeño de Salud (SES) realizará pruebas PCR a todos los vecinos con silicosis del municipio pacense de Quintana de la Serena, que podría retroceder a la fase 2 de la desescalada si incrementa el número de positivos por Covid, doce hasta la pasada medianoche con una docena de contactos en seguimiento.

“Es un brote -de los 19 activos en la actualidad- que nos preocupa” debido a que hay un “número importante” de personas que sufren afecciones pulmonares relacionadas con la silicosis, una enfermedad respiratoria que tiene su origen en las canteras de granito del municipio y su contacto directo con el polvo de sílice, lo que incrementa el riesgo de complicaciones ante el coronavirus, ha reiterado el consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles.

Por este motivo, ha informado de que este jueves se ha decidido realizar un “estudio extenso” de los contactos y pruebas PCR a todas aquellas personas con silicosis en la localidad, aunque no tengan síntomas ni sean contactos de los positivos detectados.

Todo ello, ha subrayado, sin descartar la posibilidad de pasar a fase 2, que está “encima de la mesa”, si se incrementa el número de infectados y se llega a superar “en varias veces” la incidencia acumulada de los últimos 14 días en la comunidad autónoma.

A este respecto ha recordado que esta tasa llegó a superar en Villarta de los Montes (Badajoz) los 6.000 casos por cien mil habitantes y el millar en La Morera, también en la provincia de Badajoz. “Aquí no llegaremos a tanto. Si vemos que la incidencia acumulada supera los 400 y pico afectados, probablemente pasemos a fase 2 por el riesgo de la silicosis”, ha afirmado Vergeles.

El brote de Quintana -conocido ayer- es uno de los cuatro nuevos que Extremadura notificará este jueves al Ministerio de Sanidad, al que se suma otro en Almoharín (Cáceres) con cinco casos positivos y 12 contactos en seguimiento y cuyo origen es importado.

Figura además uno nuevo en Badajoz con tres positivos y 28 contactos cuyo origen es un bautizo -ayer ya se comunicó un caso positivo pero ahora se trata ya de brote-, y otro en Bohonal de Ibor (Cáceres), con 5 infectados y 10 contactos.

De este modo, Extremadura cuenta en la actualidad con 19 brotes activos con 213 casos y 973 personas en seguimiento, según ha apuntado el consejero, que ha aclarado que la región ha llegado a tener en seguimiento a unas 1.600 personas con ellos, “con lo que vamos disminuyendo los número y se van controlando los brotes”.

Asimismo, ha destacado que en el periodo de nueva normalidad se han cerrado 9 brotes en la comunidad autónoma, que han acumulado 92 casos y 613 contactos.

Respecto al resto de brotes activos en la región, ha mostrado su satisfacción por que el municipio pacense de Villarta de los Montes -que se encuentra en fase 2 y aislamiento social- se mantiene con 47 positivos -a los que hay que sumar un fallecido- y 595 personas en seguimiento, mientras que La Morera -también en la misma provincia y en fase 2- evoluciona “favorablemente” y no hay ningún confirmado más, como tampoco en Puerto de Santa Cruz (Cáceres).

Además, se han dado cuatro altas correspondientes al brote número 10 de Badajoz, y 3 relativas detectado en Medellín (Cáceres).

“No estamos ante brotes aislados, el estudio de la incidencia acumulada nos habla de que estamos ante una segunda oleada del coronavirus en Extremadura”, ha insistido el también vicepresidente segundo de la Junta en su comparecencia, en la que ha descartado que Extremadura retroceda en su conjunto a la fase 2 en estos momentos.

Según ha explicado, de momento no hace falta por la incidencia que registra y porque se está detectando a más personas asintomáticas, con lo que no hay una presión hospitalaria importante.EFE