El Consorcio Provincial de Extinción de Incendios de Badajoz ha tenido que tomar una serie de medidas encaminadas a garantizar el servicio esencial de bomberos así como simultanearlo con otros servicios especiales derivados del Covid-19, ante la situación tan extraordinaria en la cual nos encontramos en toda España.

Desde la aplicación del estado de alarma los servicios de bomberos han pasado a depender directamente del Ministerio del Interior y más concretamente de la Delegación del Gobierno en Extremadura.Bajo sus ordenes han intentado cumplir los dos cometidos que les han asignado desde entonces, señalan en nota de prensa:
•Asegurar la prestación del servicio de bomberos en las emergencias de su incumbencia,

•Ayudar en la desinfección de zonas e instalaciones críticas en la lucha contra el coronavirus.

Para ello se decidió en un principio crear cuatro grupos de desinfección con efectivos de diferentes parques de bomberos para encargarse de estas nuevas actuaciones. A este personal se les saco de los turnos de trabajo, ya que, al estar en contacto directo con zonas muy expuestas al virus, se quería evitar cualquier tipo de contagio con personal que en los parques desarrollaba su labor de manera ordinaria.También se ordenó la localización en sus casas de efectivos de los parques de Llerena, Villafranca de los Barros y Fregenal de la Sierra por si hubiera que cerrar algún parque derivada de un contagio por el covid-19 en algún otro parque, al tiempo que se suspendieron vacaciones, AAPP, días de formación y otros permisos prescindibles para incorporar a toda la plantilla a reforzar los turnos por si hubiera cualquier problema derivado de contagios.

Tras las reuniones mantenidas en el PLATERCAEX (Plan de Protección Civil Territorial de Extremadura ), la proximidad del verano y una nueva prórroga del estado de alarma (ahora en Fase 1), “nos enfrentamos a una nueva situación, en la que la ciudadanía recobra de nuevo la actividad, y que requiere necesariamente nuevas medidas de carácter logístico entre las que figuran el refuerzo de los turnos de los parques activos, redistribuyendo la plantilla de los parques latentes entre los parques más cercanos a estos, con el fin de preservar y garantizar este servicio en esta nueva fase, al tiempo que seguir realizando actuaciones de desinfección en residencias y puntos críticos que tan buenos resultados están dando frente a esta pandemia”, aseguran desde el CPEI.

Además señalan que las decisiones adoptadas están siempre vinculadas al actual estado de alarma en fase 1, y a la no activación de la temporada alta de incendios, circunstancias que cancelarían de forma inmediata las instrucciones adoptadas y la vuelta a la normalidad de los parques latentes.Para finalizar, el CPEI informa que ha pasado una nota  a los municipios afectados con el fin evitar posibles bulos y malinterpretaciones.

En el caso de Azuaga, sera suplido por Llerena y se requerirá, en caso de ser necesario, el apoyo de los efectivos de otras zonas.

El Consorcio de Prevención y Extinción de Incendios de la Diputación Provincial de Badajoz ha acordado esta medida, afectando a un total de cincuenta efectivos. Se busca así la prevención y el garantizar el servicio básico protegiendo al mayor número posible de los efectivos.

El Parque Comarcal de Bomberos de Llerena, junto al de Villafranca de los Barros y Fregenal de la Sierra, permanecían cerrados desde principios de abril.