Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura prevé una cosecha de cereales de 883.083 toneladas que supone una reducción del 36,68 por ciento respecto a la producción regional del año pasado, según las segundas estimaciones realizadas por la federación que aglutina a las cooperativas de la región.

Estas cifras representan, además, un descenso de casi 40.900 toneladas respecto a las primeras previsiones realizadas el pasado junio.

En un comunicado, Cooperativas Agro-alimentarias ha asegurado que en la región se cultivará una superficie de 297.713 hectáreas con una previsión de descenso en la producción de todos los cereales debido a la bajada de rendimientos esperados.

En este sentido, el presidente de la sectorial de herbáceos, Juan Carlos Bermejo, ha destacado que es una de las cosechas de cereal “más corta” de los últimos años, debido a la falta de lluvia y altas temperaturas registradas en mayo y junio.

Por su parte, el presidente de la Sectorial de Herbáceos de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura, Fermín Suárez, ha lamentado “los bajos precios que percibimos los agricultores por nuestra producción, que de seguir así provocarán que muchas zonas cerealistas queden desérticas y pueblos desaparezcan”.

El cultivo de avena es el que registra el “mayor descenso” de producción respecto a la anterior campaña, en concreto del 75,76 por ciento, con una previsión de cosecha de 49.798 toneladas, “muy lejos” de las 205.461 toneladas del año pasado.

Tras él se sitúan el cultivo de trigo duro, del que se prevé una producción de 10.64 toneladas, y el de trigo blando, con una estimación de 114.933 toneladas, cifras que representan un descenso del 69,95 y 56,70 por ciento, respectivamente, en comparación con las de la pasada cosecha.

Por otra parte, también se pronostica un descenso del 51,62 por ciento en el cultivo de cebada, ya que la región ha pasado de cosechar 234.868 toneladas el año pasado a prever una producción de 113.619 toneladas.

En cuanto a la producción de maíz, se estima una producción de 545.023 toneladas para la que se han destinado 45.419 hectáreas con un rendimiento estimado de 12 toneladas por hectárea y que suponen un descenso del 6,97 por ciento respecto a la última campaña.

De esta forma, la producción total de cereales en Extremadura tendrá un rendimiento previsto de 2,97 toneladas por hectárea situándose como séptima región productora de cereales, al aglutinar el 5,05 por ciento de la producción nacional.

Otro reto al que se enfrenta el sector del cereal es el cambio climático y su impacto en los rendimientos ya que la frecuencia sostenida de temperaturas por encima de las medias históricas en los meses “más críticos” para el correcto final del ciclo del cereal, hace imprescindible disponer de variedades adaptadas a sequías más prolongadas y la subida de temperaturas.