Los centros sanitarios extremeños han atendido durante esta semana cinco casos de personas afectadas por golpe de calor, dos de las cuales continúan ingresadas en los hospitales de Cáceres y Plasencia, según ha informado la Consejería de Sanidad.

El caso más grave se registró el lunes, día 22, en Trujillo, cuando un varón de 75 años que se encontraba conduciendo un vehículo sufrió un golpe de calor y quemaduras de segundo grado en las manos.

Inicialmente ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, ha evolucionado favorablemente y ya ha pasado a planta.

Otro varón de 77 años sufrió un golpe de calor el miércoles, día 24, cuando se encontraba trabajando en el campo en la localidad cacereña de Casas del Monte.

Su familia lo encontró inconsciente y fue trasladado al Hospital Virgen del Puerto de Plasencia, donde continúa ingresado con pronóstico reservado y pendiente de evolución.

Tres personas más han sido atendidas durante esta semana en los servicios de Urgencias de los hospitales de Badajoz, Zafra y Mérida.

El martes, día 23, un hombre de 25 años que estaba trabajando al sol en Olivenza fue atendido en el Hospital Universitario de Badajoz; el miércoles otro varón de 52 años sufrió un golpe de calor en Zafra y recibió asistencia en el hospital de esa localidad, mientras que otro varón de 53 años que se encontraba cerca de un incendio en Mérida sufrió la misma patología y fue atendido en el hospital de esta ciudad.

Ninguno de los tres casos requirió ingreso y los tres afectados recibieron el alta hospitalaria poco después, según precisa la Consejería en una nota.

Con los cinco casos registrados esta semana pasada se eleva a siete el número de pacientes atendidos con síncope por calor en los centros sanitarios extremeños desde que se inició el verano.

Uno de los dos primeros casos -ninguno requirió ingreso hospitalario- se registró el 12 de julio en Valle de Santa Ana (Badajoz), cuando un varón de 25 años se encontraba trabajando en una carbonera sufrió un golpe de calor y fue atendido en el Hospital Universitario de Badajoz.

El otro tuvo lugar el 18 de julio en Cáceres, cuando un hombre de 29 años que trabajaba en la construcción fue trasladado al Hospital San Pedro de Alcántara con “presíncope por calor”.

Para evitar sufrir un síncope por calor, la Dirección General de Salud Pública del Servicio Extremeño de Salud recomienda evitar la exposición al sol y actividades que supongan esfuerzo físico durante las horas centrales del día, al menos entre las 12 y las 18 horas, e hidratarse bebiendo como mínimo un vaso de agua cada dos horas aunque no se tenga sed, “algo especialmente importante en el caso de personas mayores y niños pequeños”.

También aconseja tomar comidas ligeras, evitar bebidas alcohólicas o excitantes y ventilar las viviendas abriendo las ventanas por la noche y cerrándolas durante el día.

En caso de sufrir síntomas como mareo, calambres, agotamiento, dolor de cabeza o confusión, el SES recomienda dejar la actividad que se esté haciendo, beber agua, descansar a la sombra o en un sitio fresco, y a ser posible refrescarse con un baño o una ducha.

Si los síntomas se agravan con fiebre, dolor de cabeza fuerte, náuseas, pulso acelerado pero débil o pérdida de consciencia, es necesario buscar asistencia médica de inmediato, bien a través del teléfono 112 o acudiendo al centro sanitario más cercano.